Imagen referencial

Ministerio Público.- El Ministerio público logró privativa de libertad para el oficial de la División contra la Delincuencia Organizada de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), Maikol Dugarte, por estar presuntamente vinculado con la muerte de Jeniffer Arroyo (31) y su hija de cinco años de edad.

El hecho ocurrió el pasado 18 de noviembre en el interior de una vivienda ubicada en el sector Yaracuy del barrio Maca de Petare, municipio Sucre del estado Miranda.

En la audiencia de presentación, los fiscales 34° nacional y 83° del Área Metropolitana de Caracas (AMC), Ramón Diamont y José Azuaje Benítez, respectivamente, imputaron al funcionario por la presunta comisión de los delitos de homicidio calificado con alevosía, violación de domicilio, simulación de hecho punible y uso indebido de arma orgánica.

Tales delitos están previstos y sancionados en el Código Penal, y la Ley para el Desarme y Control de Armas y Municiones.

Tras ser evaluados los elementos de convicción expuestos por los representantes del Ministerio Público, el Tribunal 2° de Control del AMC dictó la medida privativa de libertad para Dugarte, quien permanecerá recluido en el Internado Judicial Región Capital El Rodeo III, ubicado en el estado Miranda.

Aproximadamente a las 5:30 de la mañana de ese día, el hoy imputado participaba en un procedimiento por el citado sector en la búsqueda de un hombre, que estaría involucrado en la muerte de un funcionario de la PNB.

Durante el suceso, el oficial presuntamente ingresó a la vivienda de las víctimas y accionó su arma de reglamento causándoles heridas a ambas. Posteriormente, habría simulado un enfrentamiento. 

Luego, madre e hija fueron trasladas al hospital Domingo Luciani de El Llanito, donde la niña llegó sin signos vitales y la mujer falleció a los pocos minutos.

El efectivo fue detenido en su comando ese mismo día y puesto a la orden del Ministerio Público.