(Foto: Referencial)

Diario La Nación.- En libertad plena quedó Joselyn Hernández, de 21 años, la madre del bebé de 9 meses que falleció la semana pasada en Maturín por desnutrición, gracias a un vacío legal en la Ley de Protección del Niño, Niña y Adolescente (Lopnna).

La fémina fue acusada por los vecinos del sector Virgen del Carmen, parroquia Las Cocuizas, por la muerte de su hijo. El pequeño falleció el domingo, a las 12:00 de la madrugada, por inanición.

Joselyn lo abandonó por 48 horas, junto a su hermana de 4 años y su hermanito de 2, en la pieza que alquilaba desde hacía 15 días en la calle Rivas del sector, una práctica que acostumbraba cada fin de semana para irse a fiestas.

“La Lopnna no contempla sanciones para este tipo de casos”, explicó la directora del Consejo de Protección del Niño, Niña y Adolescente en Maturín (Cpnna), Yubirí Moya. La única acción que concretó el organismo fue retirar la tutela de los dos pequeños.

Según el diario La Verdad de Maturín, ambos quedan a cargo de su abuela, Jacqueline Hernández, quien tiene además 7 hijos, la menor de ocho meses. El Cpnna evaluará si cumple con las condiciones necesarias para cuidar de los pequeños, una alternativa para no enviarlos a los albergues de la entidad, actualmente colapsados por los recientes ingresos.

Según los informes médicos, William Hernández, de 9 meses, murió pesando 4 kilos y sus hermanos tienen 6 kilos cada uno. No presentan desnutrición, y el estado de salud de los mayores es estable.

Confirmó la hermana de Joselyn, Andreína Hernández, que el padre de los pequeños no reside en Monagas.
Actualmente se encuentra en las minas del estado Bolívar; sin embargo, nunca se hizo cargo de los pequeños.

Joselyn Hernández, de 21 años, no estudia ni trabaja, se dedica a la venta de cigarrillos y cerveza en fiestas diurnas y nocturnas, aunque la comunidad afirmó que se prostituía. En declaraciones que ofreció a las autoridades, dijo que “había abandonado a sus hijos para ver con quién conseguía los 10 mil bolívares que costaba la bolsa CLAP”.

Tuvo dos parejas, con el primero tuvo a los dos niños mayores. El segundo, presunto delincuente, se alejó en términos escabrosos.