Richard Hill, autoridad única de Salud en el Zulia. (Foto: Panorama)

Panorama.- Richard Hill, autoridad única  de Salud en el Zulia, informó este miércoles 8 de marzo que en las pruebas toxicológicas practicadas a la niña Linda Frandey Olano, fallecida  el 27 de febrero presuntamente por consumo de yuca amarga,  encontraron “altas dosis de sal de nitro”.    

Dijo que “este tipo de sal no es de uso comercial. Están investigando de donde provino. Fue un ingrediente adicional  para la cocción  y no lo posee la yuca en su composición. Básicamente esta sal es utilizada para mantener preservativos los alimentos, pero a nivel industrial”, explicó Hill en rueda de prensa.   

Ante la alarma general de supuestas personas afectadas luego de consumir este tipo de tubérculo, los expertos aclararon que la yuca producida en la región es apta y de excelente calidad.
“La yuca amarga es tan amarga que con solo probarla no se puede ingerir”, explicó Hill. Mencionó que por la ingesta de sal de nitro sí ha habido casos de intoxicaciones y los síntomas se les relacionan con  los que producen la yuca amarga. 

La doctora Angélica Quiroz, especialista en toxicología del Hospital Chiquinquirá de Maracaibo, mencionó que la sal de nitro, altamente tóxica, es la que está generando problemas de intoxicaciones en la población y hasta los momentos se desconoce cómo llegan a los hogares zulianos.  

“Al consumir este tipo de sal, la persona presenta un cuadro clínico muy semejante al del ácido cianhídrico que contiene la yuca, en el cual su hemoglobina -con la presencia de ese nitrito- va a provocar un cuadro de metahemoglobina, en el que no será capaz de transportar el oxígeno a los tejidos, ocasionando una hipoxia, falta de oxígeno generalizada, afectando el sistema cardiovascular o nervioso en cualquier edad”, dijo Quiroz.  

Señaló que la cocción de la yuca eliminaría las pequeñas porciones de ácido cianhídrico y no representan ningún tipo de riesgo a la salud del consumidor.  

Carlos Ernesto Portillo, autoridad única en materia Agrícola en el estado Zulia, aseguró que en la región no existe producción de yuca amarga. Solo en el 2016 se cosecharon -gracias a 2.000 productores- 90 millones de kilos de este tubérculo.

“Tenemos una excelente yuca, no podemos permitir que se golpee a nuestros productores que con mucho esfuerzo están siendo exitosos y está llegando el producto a las mesas de los zulianos y de los venezolanos, hechos en el Zulia con muy buena calidad”, dijo Portillo. Sostuvo que tampoco hay entrada de yuca amarga al estado y no se pueden asociar intoxicaciones con consumo de yuca dulce. “No podemos satanizar el consumo de carbohidratos de excelente calidad ni con intoxicación, ni con muertes”, expresó. 

Aclaró que los productores no utilizan la sal de nitrato para la producción de yuca. Dijo que “el cambio de patrón de consumo de los zulianos es positivo (…) Si creemos que hay un sector del agronegocio interesado en golpear lo que ahora es la sustitución de la harina de maíz precocida porque está siendo una alternativa”. 

Para el ingeniero Héctor Fasano, productor, profesor e investigador de LUZ, de existir yuca amarga en la región, hubiese una “pandemia”, dado que solo en Mercamara se comercializan hasta 250 mil kilos. Detalló que no necesariamente por el color se puede determinar si un tubérculo es amargo o dulce. 

“Nosotros tenemos 15 años procesando yuca, pelando yuca y podemos decir que hay yuca fácil pelarla, y yuca que no es fácil pelarla. Hay yucas que tienen la concha fina, gruesa, rosada, blanca, morada y toda es yuca dulce”, sostuvo.  Explicó el experto que luego de cocinarla, al probarla, si el sabor es amargo, obviamente no es apta para el consumo. Fasano comentó que es imposible verificar si una yuca es amarga o dulce solo con verla.   

“Solo en el 2016 se produjeron 90 millones de kilos, ¿se imaginan el impacto de que esos productores sembraran yuca amarga? Imagínense que hoy en Mercamara  entraron 250 mil kilos de yuca, estamos hablando de que hubiese un pandemia aquí, si entra yuca amarga en ese nivel, ya no sería una, dos o 10 personas, eso se parece más a una intoxicación   agroalimentaria común en todo el mundo, en todos los sistemas alimentarios por ciertas condiciones”.

La autoridad única de Salud recomendó a los zulianos ser responsables en la compra de los alimentos expendidos en puestos ambulantes y enfatizó que ante cualquier alteración del producto, la contraloría sanitaria está en la obligación de atender sus denuncias y tomar los correctivos necesarios para evitar daños en la salud de la población.   

“Hay que ser responsable en los alimentos que se adquieren en la calle. No podemos comprar alimentos que son están registrados”, alertó Hill.